El estilo como herramienta de conexión

¿Te has preguntado  si al elegir tu vestuario estás reflejando tu personalidad? Probablemente la respuesta sea NO.  En nuestro día a día, por nuestros diversos roles como mujeres vivimos desconectadas de nuestra verdadera esencia. Debido a esto,  el estilo se convierte en una herramienta y recurso esencial para fortalecer nuestra autoestima y ánimo.

Tu herramienta, tu aliado

El estilo personal es un aliado para reflejar, a través de nuestras decisiones de vestuario, nuestras características y personalidad. Existen varios tipo de estilo, lo importante es que encuentres los que más resuenen contigo y puedas así establecer tus palabras claves, de manera que cuando te mires al espejo te sientas feliz con lo que estás viendo. Algunos ejemplos de palabras claves pueden ser elegante, femenina, versátil, creativa, original, segura, entre otras.

La verdadera conexión

Cuando nos cuestionamos la forma en que estamos haciendo las cosas podemos ver la razón y plantear verdaderas soluciones. Una de las razones más comunes para vestirnos de manera aburrida o en piloto automático es porque lo hacemos desde la base del miedo, lo que nos crea inseguridad. Es determinante hacer un cambio de mentalidad para poder hacerlo desde nuestras fortalezas.

Identificar nuestros atributos y nuestras cualidades de personalidad nos permite resaltarlos, aprovechar nuestros  recursos y aprender a vivir sin condicionamientos, ya que nosotras mismas nos vamos enamorando de lo que tenemos. Tomarnos el tiempo para pensar en esto facilita la verdadera conexión con quienes somos, potencia el autoconocimiento y logramos ser percibidas como queremos por los demás.

El proceso a empezar

Todo proceso de cambio inicia con  una decisión consciente. Si tu objetivo es sentirte cómoda en tu piel, feliz con lo que vistes decide trabajar en ti basada en el respeto, amor propio y autocompasión entendiendo que es un proceso que puede tomar tiempo.

Es clave saber que hay que desaprender para aprender. No todo lo que vemos en pasarela o en las tiendas como tendencias se ajusta a nosotras. No hay que comprar porque está de moda o porque estás acostumbrada a esa tienda . Hay que entender que nuestro estilo no es estático y que nos vamos renovando. No somos la misma mujer de hace seis meses.

Tú eres la protagonista de tu vida, cree en ti misma, deposita tu energía en trabajar en ti y en lo que puedes controlar que es tu imagen. Ser fiel a tu esencia es posible. Espero que mañana al elegir qué vas a ponerte recuerdes que estás comunicando con tu imagen y que tu estilo es tu aliado para reflejarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.