¿Es saludable dejar de comer harinas? Recomendaciones.

Hoy esta de moda el dejar de consumir harinas para lograr un descenso de peso rápido o para obtener una vida mas saludable, pero…¿Que hay de cierto en esto?

Cuando una persona decide dejar las harinas lo primero que desaparece de la dieta son el pan, galletitas, tostadas y  los productos de panadería como facturas, bizcochitos y torta fritas, que además de harina en su composición contienen grasas y azucares, lo que en cantidades hace que sea perjudicial para la salud y para mantener un peso saludable.

DEFINICIÓN:

La harina es el polvo resultante de un proceso de molienda de cereales, legumbres o semillas, por lo que existen muchos tipos: harina de trigo, maíz, centeno, cebada, arroz, etc. A su vez hay diferentes alimentos que derivan de ella como: pan, galletitas, fideos de laminado fino o grueso, pastas rellenas o simples.

HARINA BLANCA VS INTEGRAL

Se definen según su grado de refinamiento, la harina blanca es la más refinada a la cual mediante el proceso se le elimina el salvado haciéndola menos nutritiva. En cambio la harina integral conserva el grano entero y esto resulta beneficioso para el organismo. Si bien esta ultima es mucho mas saludable nutritivamente hablando, calóricamente aportan lo mismo.

IMPLICANCIA EN LA DIETA:

Las harinas son carbohidratos y como tales su función es principalmente energética si se consume en cantidades adecuadas. Cuando las cantidades sobrepasan lo recomendado, ese exceso es convertido en grasa y reservado en nuestro cuerpo. En esto nos basamos cuando hablamos de moderar su cantidad.

En cuanto a su calidad, las harinas integrales aportan más saciedad y regulan la glucosa en sangre, efecto contrario al que producen las harinas blancas que a su vez son más adictivas.

RECOMENDACIONES:

  • Evitar el consumo diario de harinas refinadas, dejarla para ocasiones especiales.
  • Reducir el consumo de productos de panadería
  • Seleccionar harinas integrales siempre en pan, galletitas, arroz, pastas, etc.
  • Utilizar en casa harina integral para la preparación de pan, masa para tartas, budines, etc.
  • Moderar el consumo de pastas y arroz, acompañarlo con verduras de varios colores para aportar fibra y reducir el valor calórico del plato.
  • Utilizar para rebozar avena instantánea o salvado de avena.

Concluyendo, el hecho de reducir el consumo de harinas refinadas y consumir harinas integrales puede aportar beneficios en nuestra salud y mejorar nuestro peso. Si por elección propia o por motivos de salud se decidiera dejarlas, recomiendo consultar previamente a un Licenciado en Nutrición para poder complementar la alimentación correctamente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.