Estilo personal vs tendencia

A la hora de vestirnos, ¿qué debería importarnos más?¿nuestro estilo personal o las tendencias impuestas por el mundo de la moda? Le damos más importancia a usar lo que está usando todo el mundo, a la moda pasajera, eso que la próxima temporada va a desaparecer,  o preferimos acentuar eso que nos hace diferentes.

No me malinterpretes, las tendencias son geniales, nos permiten experimentar con cosas que tal vez no nos animabamos a probar, nos inspiran y nos abren los ojos a nuevos looks. Pero esto no significa que tengamos que permitir que rigen todo nuestro guardarropas, si dejamos que esto pase  corremos el riesgo de perder nuestra esencia y  terminar siendo fashion victims.

Entonces, lo que propongo no es dejar de prestarle atención a las tendencias, sino que empezar a consumirlas de una forma más consciente, priorizando esas piezas que van a perdurar en nuestro armario. ¿Cómo? de esta manera…

  • Descubrí tu estilo personal

Primero lo primero, saber cual es tu estilo personal es la clave para incorporar las tendencias que realmente vas a usar. Lo que significa que tambien es la clave para hace compras verdaderamente inteligentes. Esto no significa que dos estilos completamente diferentes no puedan incorporar las misma tendencia, solo que cada persona lo hará acorde a sus gustos y preferencias. Para descubrirlo tenés un par de opciones, podés seguir los pasos enumerados en la nota “¿Cuál es mi estilo?”. Por otro lado, si no te animas a hacerlo sola y preferís pedirle ayuda a un profesional, podés consultar con un asesor de imagen.

  • Prestale atención a tu guardarropas

Hace una limpieza profunda y fijate que cosas te compraste y no usaste más de una vez y que prendas realmente valieron la pena comprar. Esto te da una guía para incorporar las tendencias de manera inteligente, ya sabes a qué estilo de prenda le sacas jugo y cuales compras por comprar.

  • Invertí en básicos

Es muy importante tener una buena base de básicos que sean de calidad, una campera de cuero, un vestido negro, un lindo jean que vaya con todos. Una vez que tenemos estos básicos podemos empezar a incorporar tendencias, de esta manera nos aseguramos tener piezas simples y clásicas para combinar con las tendencias más alocadas.

  • Tomate tu tiempo

Mi última recomendación es simple, pensá bien y tomate tu tiempo antes de comprar una pieza de tendencia. Muchas veces lo que pasa es que vamos al shopping vemos una pieza de tendencia y la compramos asi nomas, ahi esta el error. No paramos a pensar si realmente necesitamos la prenda, si encaja con nuestro estilo y con nuestra vida. Lo mejor es tener siempre en la cabeza un listado de cosas que queremos, ir un dia a ver que hay sin comprar, pensarlo y si lo seguimos queriendo, recién ahí hacer la compra.

En resumen, el estilo personal es el que perdura y las tendencias van y vienen. Así que es mejor invertir y desarrollar tu propio estilo, que suscribirse a las tendencias porque es lo que todos están usando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *