#HablemosDeBoda: Detalles únicos para una boda inolvidable

Un emprendimiento relacionado con un momento clave en la vida femenina: el casamiento. En esta entrevista, la creadora de The Wedding Factory nos cuenta todos los ITs que no pueden faltar en este evento. Detalles, opciones creativas y accesorios para una noche inolvidable.

Con Lucía intercambiamos algunos mails antes de encontrarnos. Paso por el showroom: entro, chusmeo, miro cada detalle. Me presenta a las chicas del equipo y al toque se siente la buena vibra que gira en el lugar. Para charlar preferimos ir a un barcito ahí cerca, un lugar de esos poco glamorosos pero donde hay buen café con leche. Lucía tiene tanta energía que se le escapa por las palabras. Me recibe con unas pocas horas de sueño — tiene dos hijos chiquitos — pero a simple vista no se nota nada, o lo esconde muy bien. La pasión por Wedding le desborda: “Me quiero clonar, siempre. Tengo mucha hambre de gol”, dice entre frase y frase. Pero esta me resuena, porque Lu es una jugadora de toda la cancha y la emprendedora más nómade que me tocó conocer.

Es Licenciada en Comunicación Publicitaria e Institucional, pero nunca ejerció. “Trabajé en marketing y me enamoré de George, un yankee que hoy es mi marido”, cuenta sobre cómo el amor cambió la línea de su destino. Los primeros pasos los dio ambientando su casamiento y luego creó su propia marca.

 

¿Recordás el momento donde dijiste que querías hacer de esto un negocio o una forma de vida?

En realidad fue más George, mi marido, que es más estructurado y me dijo: “Che pará ¿que onda? ¿Esto es hobbie? ¿Es trabajo?”. Entonces entramos a un montón de detalles sobre costos y ganancias, me ayudó a hacer un plan de negocios, una estructura.

¿Cómo fue el primer showroom?

Yo vivía en Uruguay, venía y compraba materia prima en Buenos Aires, iba para Uruguay, armaba productos, llegaba de nuevo a Buenos Aires y me contactaba con la novia para entregar el material. Fue un año y medio aproximadamente, y entregaba en mi casa, en el living de mis papás. Venían y era display mesa de comedor. De repente mis hermanos entregaban o me acompañaban a ambientar un casamiento, me han ido a buscar 6 am. Toda la familia acompañando.

¡El emprendimiento más nómade de todos!

Totalmente! Pero tuve la suerte siempre de rodearme por un gran equipo. Todas mega dedicadas y comprometidas. A la distancia hoy es mucho más fácil, se pueden hacer sesiones de Skype con novias, o mismo toda la parte de diseño de producto lo armaba de allá, creaba prototipos y cuando viajaba me explotaba la valija con todos los materiales. Cuando venía a Buenos Aires hacía capacitación, después me iba y las chicas seguían acá.

¿Cómo trabajan? ¿Desde el momento cero que alguien las contacta, ¿cómo es el proceso?

Hoy el 95% de estos productos son generados por las mismas novias: vienen y te dicen que vieron algo en una película, o vamos craneando con las sugerencias que ellas traen, muchas veces inspiradas de Pinterest. Y a eso tratamos de darle una vuelta para que no sea un copy paste. Vamos pensando juntas algo nuevo y distinto. También tenemos la propuesta estándar que fue co-creada con todas estas novias durante estos seis años. La piñata corazón por ejemplo, para los anillos, la inventamos -producto Wedding con copyright!- para Sofi cuando se casaba en 2013. Ahora ya tiene sus años pero se genera una nueva demanda y estamos pensando en reinventar esa propuesta, de hecho tenemos un nuevo producto ahí pensado pero es SORPRESA.

¿Hay algún producto que digas, este es el básico de Wedding, que siempre lo piden?

Va cambiando un poco año a año, el primer producto estrella fueron las bolsitas de arroz estampadas. Pero desde 2010 a esta parte el mercado cambia, hay alternativas y mucha oferta. Sin embargo, esta temporada hay un producto más característico de Wedding: las vinchas para novias. Y el producto medio estrella es el buzón para regalos, la gente quiere la alternativa a poner la cuenta en la tarjeta de invitación, entonces llevan un mega buzón contando dónde se van de vacaciones para que la gente deje sobrecitos. Creo que también acompaña el tiempo de hoy, capaz ya convivís y no necesitás electrodomésticos por ejemplo.

¿Cómo hacés para administrar el tiempo?

Yo me quiero clonar, siempre. Tengo mucha hambre de gol y siempre estoy acelerada con ganas de armar mil cosas. Pero pasa eso, en el día a día estás generando y produciendo y tenés poco tiempo para generar “lo nuevo”.

¿La típica de la diaria y la rutina, no?

Tal cual, pero bueno es lo que más me gusta hacer, desarrollar productos nuevos. Es un desafío. Eso de estar 100% en contacto con los materiales, cuando te das cuenta que una idea en un tipo de papel no va, o laburar con las manos.

¿Cómo es en la diaria?

Viene la novia, armamos reuniones en el showroom, estamos como 45 minutos: chusmean todo y se van disparando un montón de cosas. Juntas vamos pensando alternativas.

En general, ¿con quién vienen? ¿Solas? ¿Con amigas? ¿Con las madres?

De todo! La mayoría deja al novio en casa. De hecho hemos tenido muy pocos novios y nos copa cuando vienen. Salimos todas a presentarnos, nos parece un programón porque los novios mucho no intervienen o censuran, por eso a veces los dejan en casa y vienen solas a Wedding a pasarla bomba, medio de trampa jaja.

¿Qué hacen para ejercitar la creatividad? ¿Tienen alguna rutina?

No, en realidad nuestro trabajo tiene eso de cada 5 minutos cortar para tirar una idea. Es un clima laboral muy lindo, soy fan de las chicas. O capaz surge un mail con un pedido y enseguida pensamos qué preparar, recordamos cosas.

Es parte del ambiente femenino eso, ¿no?

Sí, totalmente! Te vas todo el tiempo. Las chicas se ríen porque cada dos por tres estoy “bueno chicas, foco!”. Después hacemos happy hours internos, los últimos jueves de cada mes de 7 a 8. Muy divertido, la pasamos bien y eso se nota cuando vienen los novios.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *