#HablemosDeBoda: En busca del vestido para boda civil

Una de las tareas más emocionantes en el proceso y organización de una boda es la búsqueda del vestido. Pero tenemos dos oportunidades para ello: vestido de civil y vestido para evento/boda religiosa.

Puede que seas una novia que optó por una sola de estas, o que celebres el mismo día ambas cosas, pero también están aquellos casos donde se realizan dos bodas, en dos fechas separadas y con conceptos distintos, entonces ahí es donde se ubica mi historia.

Para quienes estén en la misma búsqueda y saben que el vestido de civil puede ser una opción más relajada, este post les ayudará a pensar y simplificar aún más el momento de su decisión.

Boda Civil: Concepto

Así como definiste una temática para decorar tu fiesta (si es que haces en dos fechas distintas tu casamiento), también es válido pensar en este detalle cuando te casas por civil.  Dependerá de si habrá un mini o gran festejo para tu civil, así como el horario y por supuesto la estación que transitas.

Boda Civil: Color

¿Quieres casarte de blanco en el civil? ¿Prefieres un tono pastel? ¿Te gustaría arriesgarte a algo de tendencia? Estas tres preguntas son las más acertadas para hacerte antes de empezar a buscar. Imagina un color que te haga feliz, y no importa para nada que no sea tradicional. Para ser honestas, estuve pensando en mi vestido para el civil en tonos como rojo, amarillo, fucsia y verde así que como ves no tiene nada que ver con el concepto de novia impecable  e inmaculada.

Boda Civil: Tu estilo

El vestido de novia (aquel enorme que decidimos usar para un evento más grande) es una extensión de nuestro estilo sumado a una gran cuota de fantasía. Algunas van por lo romántico, otras por lo sensual, y así hay una amplia gama de opciones. Sin embargo en el civil está mucho más entendido que es una gran oportunidad para vestirse y sentirse moderna y divina al mismo tiempo. Una vez más, tu estilo dictará porque es el que definirá el molde, corte, detalles, complementos, etc.

Boda Civil: Tu silueta

Repito esta consigna una vez más aunque en cuestión de estilo lo anticipaba. El molde/corte del vestido o outfit que desees usar ese día tendrá que ser más que acertado en cuanto a tu silueta, porque sino puede que no te sientas satisfecha con tu elección, y recuerda que ese día serán  puros nervios y emociones a flor de piel, con lo cual no queremos arruinarlo por estar preocupadas en que si el vestido nos arma bien o no.

Boda Civil: Tendencias

Ahora sí, expandámonos una vez que hemos analizado los puntos anteriores. En el civil está la opción de llevar vestido, ya sea largo o corto, así como también outfits de dos piezas conformados por falda/pantalón y blusa. Aunque está la tendencia de optar por un jumpsuit.

¿Qué se está llevando en el 2017 (Londres)?

Cuando empecé la búsqueda del vestido para el civil, sabía estas tres cosas: tenía que ser corto (porque me caso en pleno verano), en un color no tradicional (cero beige, blanco, pastel), y tenía que tener encaje. Así que emprendí mi visita por varios locales “low cost”.  Atención con este detalle del precio, no nos dejemos influenciar por NADIE en cuanto a nuestra decisión de invertir tal cantidad de dinero en nuestros vestidos de novia. Sea por la razón que sea tienes tu derecho a definir cuánto es lo máximo que vas a gastar y eso no tiene nada que ver con si estás valorando o no la ocasión súper especial.

Me gustaba la idea de un vestido armado al cuerpo, pero tenía mis dudas al respecto porque quizás me iba a poner el “estrés” de tener que estar tensa todo el tipo pensando en no subir un gramo (sí, a todas nos atacan los nervios y pensamos en esto también). Mi otra opción era un corte en “A” pero eso sí, que tuviera un detalle en los hombros y un escote/cuello interesante para aprovechar los dotes del bronceado veraniego.

Les muestro acá algunas opciones:

El momento de un casamiento te presenta situaciones inesperadas, todo eso que “planeas” puede moverse de un segundo al otro y de verdad en los casi 5 meses que llevo organizando todo me he dado cuenta que mientras más tensa me pongo, menos sale lo que quiero así que adopté la postura de “fluir” con lo que se presente. Y no les voy a mentir, la compra del vestido me lo he pensado desde el día #1, pero sucedió lo inesperado.

Reservé visualmente 3 opciones de vestidos, un par de estas incluso me acerqué a la tienda a probármelos antes de lanzarme a la compra online (que era mi intención), y adivinen qué? no me gustaron. Por otro lado me planteé no gastar más de X cantidad en el vestido del civil y cuando empecé a ver las opciones noté que por más que en este caso era un buen presupuesto, ninguno de los vestidos que veía me emocionaban al máximo. Así que “fluí” y pensé, luego lo compro un día con más tranquilidad.

En fin, encontré el vestido ideal un domingo, después de un brunch familiar, cuando me disponía a disfrutar del día, en la tienda menos pensada y a un precio de locos. No se los voy a mostrar sino hasta después del civil, y el resto de detalles se los contaré en un video dentro de dos semanas.

PD: Para las que quieran ideas en tonos tradicionales, acá les muestro algunas.

 

Share on Facebook16Share on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *