Imagen: ¿Por qué criticamos lo que el otro viste?

Seguro te ha pasado, de forma inconsciente te has encontrado criticando la imagen de alguien más. La ropa que lleva, los colores, las marcas (o no) que ha elegido, su postura. TODO.

No es que seas una mala persona, o que te dejes llevar por lo «superficial» como muchos dicen, es que somos seres sociales. Ahora, quiero aclarar muy bien que una cosa es escanear rápidamente al otro para identificarse o no con lo que lleva o incluso sacar alguna conclusión sobre su personalidad, y otra distinta es la de criticar despiadadamente porque sí.

He querido escribir sobre esto hace mucho, de hecho lo he hablado en mis cursos de asesoramiento de imagen, en charlas con clientas y hasta con colegas. Cuando vemos al otro y lo que lleva puesto estamos interactuando de manera social (nos guste o no).

Criticar vs. Analizar

Cuando vemos a otra persona, esa primera impresión nos da un sinfín de mensajes. Es muy cierto que los colores que elige, los moldes que le visten y hasta la postura que adopta con su vestimenta, nos hace conectar con su forma de ser y automáticamente (sin caer en un concepto frívolo) nos hacemos una idea de cómo es. Y esto es natural, de ahí que muchos asesores digamos que cuando vestimos, comunicamos.

Por otro lado es cierto que existen un montón de espacios (revistas, programas de tv, canales de redes sociales) donde esto se ha vuelto una especie de pasatiempo poco amable, y se lo lleva hacia otro lado que carece de tratar de empatizar y conectar con el otro para solo dedicarse a criticarlo desde una supuesta sapiencia sobre lo que se debería o no vestir, y ahí está el error, no comprender que la elección de vestir de una persona, parte desde una construcción social y psicológica muy personal, la cual no debe ser juzgada.

¿Cómo detener la crítica y comprender la imagen del otro?

RESPETO. Suena sencillo pero es complicado de aplicar precisamente porque olvidamos lo mencionado anteriormente.

Las personas elegimos vestir desde una construcción personal, donde están envueltas emociones, situaciones sociales y claro, una visión que parte desde lo que queremos comunicar (o no) al mundo.

¿Por qué este post sobre imagen?

Porque nos gusta hablar de ello desde un lado más emocional y humano, porque está bueno tener espacios para explicar cómo funcionan las distintas perspectivas sobre la vestimenta, y porque como asesora de imagen quiero aclarar que no se trata de juzgar o criticar sino de construir una imagen desde la comunicación personal.

De ahora en más antes de echar un comentario sobre lo que el otro lleva puesto, mejor detente a pensar «¿qué querrá comunicar con su imagen?» en lugar de saltar a la crítica. De hecho hazlo contigo misma, cada día que eliges vestir algo, tiene que ver con un mensaje que vas a emitir.

¿Cuál ha sido ese mensaje desde tu armario?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.