Lifestyle: No te fijes en lo que marca la balanza

¿Algunas veces les ha pasado que empiezan con una “dieta”  esperando ver al día siguiente en la balanza ese ansiado número que damos por sentado aparecerá por arte de magia?

Sí, estamos hablando de ese peso anhelado del que nos creemos merecedores por lo que dejamos o empezamos a comer en ese primer día de la “dieta”. Pues les tengo una noticia, nos estamos obsesionando en vano con aquello que vemos en la balanza ya que la verdad, éste realmente no es el mejor indicador de un progreso.

En el momento en que se refleja tu peso en la balanza, no te dice si ese peso se refiere a grasa o masa muscular. Por darte un ejemplo una chica de 28 años de 1.70 de estatura que pesa 64 kilos y otra tiene exactamente la misma edad, estatura y peso pueden verse totalmente distintas, y esto es por la composición corporal de cada persona.

¿Cómo?

Al referirme a composición corporal, también hay que entender que hay diferentes tipos de cuerpo (en términos técnicos, sería: somatotipos)  y son resultado de la  genética y los factores ambientales a los que estamos sometidos, como la nutrición y la formación.  Es por este motivo que no todos bajamos de peso a la misma velocidad.  Para que tengas una mejor idea, en cada persona afectan factores como el sodio (sal) que se consume durante el día, la cantidad de agua y alimento ingerido, en el caso de nosotras influyen también los cambios  hormonales, etc.

Así que si no ves de un día al otro que ese número en la balanza varió, se debe a que mientras bajas la grasa sube el músculo, es algo simultáneo, pero poco  a poco les contaré más sobre  cómo funciona este proceso de una forma más detallada.

La balanza no lo es todo

LO IMPORTANTE es que cuando empezamos a comer sano, a estar en movimiento, y ejercitar, la composición corporal empieza a mejorar poco a poco, los cambios pueden empezar con reducir medidas, volver a la talla de jean que usábamos, estar más activas, dormir mejor, sentirte y verte saludable, y por qué no hasta confiar en que puedes mantener este estilo de vida que te permitirá estar más atenta a lo que te hace bien, y sea en términos de alimentación, ejercicio y hábitos que a largo plazo te benefician.

Mi consejo de hoy para mejorar tu composición corporal, es que empieces a elegir alimentos de calidad (no me refiero a precio), o sea alimentos reales, lo menos procesados posible para así garantizar bienestar en tus procesos físicos.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *