¡No sé qué ponerme!: 3 tips para cambiar la perspectiva sobre tu armario

Levante la mano quien no haya dicho alguna vez frente a su armario: “¡No tengo qué ponerme!” creo que a todas nos ha pasado, y que es algo que puede suceder en un día común, así como en ocasiones especiales. Y esa ansiedad que genera esta frase, la cual se convierte en una creencia, puede causar estragos tanto en nuestra forma de percibir lo que tenemos, como en nuestra forma de expresar nuestro estilo.

Primero y antes de pasar a los TIPS, es clave saber que habrán días en donde efectivamente estamos con menos ganas de pensar en qué usar, así como también pueden haber días donde sentimos la creatividad para combinar a flor de piel.

Ahora con estos tres consejos que compartiré, basándome en los ejercicios que realizo con clientas, así como también en mi vida diaria, tenemos que aprender a distinguir una crisis con el armario, de un mal día donde lo único que hacemos es trasladar el estrés a nuestra imagen.

Si alguna vez estuvieron por acá leyéndome, saben que siempre digo que tendríamos que despertar del piloto automático al vestir, que si bien está perfecto armarse de unos cuantos outfits, que sabemos que funcionan, también es válido dejarnos llevar por nuestro estilo para todo el tiempo innovar.

Dicho todo esto como introducción a los consejos, será mucho más sencillo tomarlos en cuenta, y sobre todo comprender que hay casos donde vale la pena “seguir consejos” y otros donde debemos enfocarnos en trabajar de forma más intensa en nuestra imagen y el manejo del armario.

Ahora sí, pasemos a los TIPS.

3 TIPS para cambiar la perspectiva sobre tu armario

  1. Separa las prendas que no corresponden a la estación que estás transitando. Si es otoño/invierno, guarda todo lo correspondiente al verano, y si estás empezando la primavera, hazte el favor de sacar y guardar los abrigos, pilotos, y prendas que sepas que son pesadas y oscuras. Hacer esto ya te da una pauta que estás decidida a enfocar tu atención sólo en las prendas que te pueden servir. Sino, te vas a dispersar y no encontrarás lo que necesitas para resolver rápido un outfit.
  2. Ordena tus prendas por colores para estar clara respecto a qué combinaciones puedes armar, y sino armando conjuntos que sabes que te hacen sentir bien. Por ejemplo, si ves que tienes una camisa a rayas que te gusta como te queda, y la has combinado anteriormente con un pantalón X o con una falda Y, entonces coloca estas prendas juntas, de tal manera que recuerdes que está esa opción.
  3. No compres, recicla. Antes de pensar en la tendencia de la temporada, plantéate si en verdad “necesitas” sumar cosas. Lo más probable es que tengas alguna camiseta, pantalón o vestido sin estrenar, y que ese sumado a alguna otra prenda básica, pueda generar un nuevo outfit. Por otro lado, si quieres realmente incorporar algo de tendencia, también puedes enfocarte en los accesorios o el color de tu maquillaje.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *