¿Por qué una imagen vale más que mil palabras?

Esta frase la escuchamos muy seguido cuando leemos sobre moda o asesoramiento de imagen, pero aún cuesta asimilar el real sentido de lo que esto quiere decir. De hecho muchas personas llegan a pensar en que el objetivo de esta premisa es netamente superficial, pero no es así.

Si nos detenemos a pensar en situaciones cotidianas la mayoría de nosotros cae en este pensamiento y es precisamente porque así es como funcionamos respecto a descifrarlo todo, y eso incluye a las personas. Mira este ejemplo: ¿Recuerdas cuando en aquella reunión un amigo/a tuyo introdujo a un nuevo integrante al grupo? ¿Qué hiciste los primeros 7 segundos? La respuesta casi siempre (99%) es «mirarla» y eso consiste en escanear toda la imagen de este «nuevo integrante», con lo cual podemos llegar a hacernos una idea (no siempre certera) sobre esa persona. Y no es algo para sentirse mal, simplemente así funcionamos.

hablemosdemodaya

Es por eso que cada vez son más quienes deciden especializarse en Asesoramiento de Imagen, y en efecto muchos más los que optan por tomar este servicio como un apoyo para potenciar sus mejores cualidades a través de su imagen. Porque de a poco vamos descubriendo que poner más atención a cómo nos mostramos vale, y mucho.

¿Realmente es así?

Pues si, y en el ámbito laboral es muy similar al social, y de hecho por eso existe infinidad de información dedicada a aconsejar sobre cómo presentarse a una entrevista laboral, o cuáles son las prendas indicadas para potenciar una imagen corporativa, o cuál es el estilo que adoptamos según nuestra profesión. En fin, hay para escoger un sinfín de notas y material útil que puede seguir soportando esta teoría de la imagen.

compras-consumo-ropa-tienda-gasto-moda

Lo válido en todo esto, es que además de descubrir herramientas positivas que nos aporten conocimiento sobre nosotros día a día, también será el hecho de aprender a comunicarnos mejor. Y esto sería el real objetivo de potenciar nuestra imagen, el dar el mensaje correcto y oportuno. Porque como sabemos, todo lo que hacemos y cómo nos mostramos habla de nosotros, inclusive hasta en las actitudes «no pensadas» estamos comunicando, y ¿qué mejor manera de hacerlo si nos entrenamos o aprendemos a conocer nuestros gustos/preferencias y las reflejamos todo el tiempo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.