#RelaxTime: Rutinas que te permiten conectar contigo

Estamos en la era de la ocupación constante. ¡Necesitamos un #RelaxTime! Nuestro foco de atención cada vez es menor debido a la cantidad de información que recibimos al día. Y de verdad, por más que apaguemos el teléfono o cerremos lo ojos, no llega a ser suficiente para desconectar.

Me atrevo a armar este post porque como dije hace un par de semanas, ya no sé en qué día y hora estamos porque todo pasa muy rápido y siento que proceso todo muy lento a la vez. ¿Cansancio? Sí, definitivamente, pero también un llamado de atención para obligarse a separar al menos una hora (o una tarde entera) a consentirse, sin grandes inversiones, pero con buenos resultados. Así que les comparto las rutinas que he estado incorporando.

  • Haz una cita contigo (y agéndala): Hay un día a la semana, en mi caso jueves, que sólo me permito trabajar hasta las 3pm. Casi nunca rompo esta regla y me permite separar tiempo para hacer cosas que me relajan.

 

 

  • Genera tu propio ambiente y eso súmale elementos que te relajen, como por ejemplo velas, y eso no es todo ¿qué tal si agregamos venas con aromas que nos traigan recuerdos agradables como el de nuestras frutas favoritas o incluso bebidas? Para los amantes del vino, hay una opción muy original de parte de una marca de vinos premium españoles de nombre Bodegas Verum, que ha creado una línea muy sofisticada de velas con aroma a vinos. Al descubrirlas quedé fascinada con, al punto que he decidido pedirme un par y probarlas. Aparte, suma un poco de música suave, la que tú quieras o sino un podcast de meditación. ¡Ya te hablaré de eso!

 

 

  • Uno de mis hallazgos ha sido la herramienta de las aplicaciones o podcasts para meditar. Seré sincera, me cuesta mucho calmar mi mente. Soy inquieta y tengo mil ideas por segundo. Sin embargo, juro que este hallazgo me ha ayudado a conciliar el sueño y a calmar mis picos de estrés. Una de las aplicaciones es Headspace y el podcast es “Daily Meditation Podcast”. Al inicio es complicado permitirse dejar fluir… pero funciona.
  • Invierte en una o dos mascarillas caseras: Es cierto que sería mucho mejor ir a un spa. Pero es tan reconfortante crear tu propio espacio de relajación en casa,  que vale la pena darse una vuelta por una tienda cosmética o farmacia para revisar opciones. Yo hace unos días probé una de té verde con carbón. Sí, una mezcla extraña pero me ayudó a exfoliar mi rostro. Luego tengo otra de la marca Lush, que incluye manzanilla, lavanda y además extracto de algas de mar. Incluso en esa búsqueda ya te estás dando algo de tiempo para pensar en ti, en lo que necesitas.

  • Date un mimo gastronómico sano, pero delicioso. Para algunas personas se trata de salir a comer, para otras prepararse algo en casa, a su tiempo y con mucha dedicación. Yo disfruto de ambas. Me gusta cocinar, pero también adoro ir a un par de lugares que me hacen sentir consentida. ¿Cada cuánto? Al menos una vez a la semana regálate una tarde de té, o una cena junto a tu persona especial. E incluye todo lo que ames. Una buena entrada, un buen vino tinto de una de tus marcas favoritas y un delicioso postre para cerrar. Se trata de hacer que valga la pena el momento y crear situaciones que te relajen.

Cortesía: Joaquín de #WineUp

  • Ejercicios de respiración. Otro de los mitos que tuve que romper fue el de que “la respiración ayuda a calmar”, si pensé que era eso…un mito, pero es lo más real que me ha pasado. Hace dos años y más descubrí el poder del yoga y por primera vez entendí la importancia de aprender a respirar. Sé qué pensarán que se trata de algo obvio que todos hacemos para vivir, pero hay formas de respirar que nos ayudan a bajar las revoluciones, y eso una vez que lo aprendemos, es oro puro.
  • Y por último, permítete estar presente. Hace un par de semanas en medio de mil eventos, hubo un momento que estando rodeada de gente pensé “¿y si este momento no se repite más?”, no por ser fatalista, pero damos todo por sentado y lo cierto es que cada minuto y experiencia es un regalo, y hay que detenerse a apreciarlo. El presente es eso… un regalo.

Espero que estas pequeñas rutinas las hayan inspirado, pero sobre todo que ahora se comprometan a crear las suyas, y así en verdad regalarse esos momentos de relax que todas merecemos.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

2 Comments

  • Alexandra Freire dice:

    Gracias por esas recomendaciones tan acertadas. Es verdad uno necesito un tiempo propio para sentirse mejor . Saludos .

    • Annie Maya dice:

      Me alegra mucho que este post sirva de inspiración, es cierto que nos cuesta hacer un tiempo para nosotras, pero es lo que debería estar sí o sí en nuestra agenda 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *