ELLOS: Soluciones sencillas para el cuidado de su piel y cabello.

Los cuidados estéticos tanto en hombres como en mujeres son diferentes aunque deben ser tenidos en cuenta con el mismo nivel de importancia. Una de las diferencias en cuanto al cuidado en el cabello del hombre es la calvicie, aunque algunas mujeres también presentan este problema. Algunos estudios avalados por dermatólogos de reconocida trayectoria en España señalan que aproximadamente el 50% de los hombres comienza a perder el cabello a partir de los 30 años de edad, con lo que después de los 50 muchos ya sufren de calvicie.

Aunque especialmente la alopecia androgenética no tiene solución, es probable que en muchos hombres se presente una calvicie prematura debido al estrés o a tratamientos médicos que incluyen medicamentos que generan la pérdida del cabello. Sin embargo, otro factor importante es la falta de cuidados, lo cual queramos o no, al final con la edad siempre pasa su factura en nuestro organismo.

En este artículo encontrarás algunos de los cuidados que te puedes proponer llevar a cabo tanto en tu cabello como en tu piel, y algunos productos estándar que funcionan bien como rutina diaria para la mayoría de los hombres. Para esto he formulado algunas de las preguntas más comunes que algunos hombres realizan sobre sus cuidados estéticos.

¿Cada cuanto se debe lavar el cabello?

Es normal encontrar que el cuero cabelludo del hombre suele ser más graso que el de la mujer, especialmente durante la adolescencia y en la época de la pubertad. Esto ocurre porque las glándulas sebáceas producen mayor cantidad de grasa debido al aumento de las hormonas sexuales y, por otra parte, esta grasa presentada en el cuero cabelludo del hombre también se debe a la falta de elasticidad de los cabellos masculinos, ya que al ser más rígidos tienen poca resistencia. Un cabello fino suele tener un folículo piloso más débil y la grasa en sus glándulas ayuda a contrarrestar este déficit. Pero no todos los cabellos son iguales: lo que marca la diferencia entre una persona y otra es la predisposición hormonal y genética.

De acuerdo a lo anterior, es muy importante tener en cuenta que para fortalecer el folículo piloso (parte de la piel que da crecimiento al cabello) es importante el aseo recurrente del cuero cabelludo. En este sentido, es importante que laves tu cabello un día sí y otro no, dejando que transcurra al menos un día para volver a lavarlo. Esto se debe a que si lavas tu cabello todos los días, éste comenzará a segregar mayor cantidad de grasa, entrando así en una constante de lavados que puede terminar dañándolo desde las raíces.

¿Cuántos lavados debo hacerme y qué tipo de champú debo utilizar?

En principio es importante tener presente que un solo lavado para tu cabello no es suficiente. Es necesario después del primer lavado, volver a cubrir el cabello con el champú y después sí retirarlo completamente, pues esto hace que la circulación se active y que el cuero cabelludo esté limpio por más tiempo.

Al igual que en el caso de las mujeres, es importante que el tipo de champú corresponda al estado en el que se encuentre el cabello. Sin embargo, hay cuatro categorías generales que podrías considerar:

  1. Si la piel de tu cabello está sufriendo de descamación o de caspa, es imperativo utilizar un champú hidratante (si el problema de la caspa no viene unido a un cuero cabelludo graso) o, en caso de tener problemas de caspa y de grasa a la vez, podrías optar por un champú anticaspa ya que es primordial calmar primero el escozor en el cuero cabelludo. Sin embargo, también te recomiendo tener a la mano un regulador para pelo graso, que puede ser un champú natural sin químicos que puedas aplicar primero y después aplicar el champú anticaspa en la segunda lavada.
  2. Si tu cabello está opaco y muy delgado, busca que tu champú tenga dentro de sus componentes cerveza, ya que esta contiene cebada, la cual le otorga al cabello fuerza y brillo gracias a su coctel de vitaminas, ácido fólico y oligoelementos.
  3. Si tienes un cabello graso, definitivamente opta por un champú especial para cabellos grasos, preferiblemente que tenga componentes naturales.
  4. Si detectas que en tu familia presentan problemas de pérdida de cabello, te recomiendo comenzar a utilizar un champú anticaída antes de los 30 años o apenas superes los 30. De esta manera comenzaras la acción de prevenir y en algunos casos de retrasar la caída. Esto también deberá ir acompañado de cuidados en relación a la grasa capilar porque, como ya he dicho, la grasa en el cuero cabelludo es una de las causantes del debilitamiento capilar.

¿Qué productos puedo utilizar cuando sufro ya de pérdida del cabello?

En los casos en que la caída del cabello es por estrés, es frecuente que el pelo se recupere. Sin embargo, cuando esta caída es por alopecia androgenética (dada por factores genéticos), los cuidados son mayores, y en este caso lo ideal sería prevenir desde que se empieza a identificar.

Algo muy importante que muchos hombres desconocen u omiten en sus cuidados capilares es la estimulación de irrigación de la sangre que se debe hacer en el cuero cabelludo, ya que esto beneficia principalmente a quienes padecen de pérdidas del cabello y fortalece el folículo. Puedes efectuar la acción estimulante por medio de masajes con tónicos capilares. Otra forma de ayudar al crecimiento de nuevos cabellos es el uso de regeneradores capilares. Aunque estos últimos son una opción más costosa, por lo general traen buenos resultados.

Evitar el estrés y tener una alimentación adecuada es otro factor no menos importante para ayudar a mantener en buenas condiciones tu cabello. Los productos con alto contenido en vitamina B, D y Pantenol también son excelentes para mejorar la función del folículo piloso.

¿Qué productos puedo utilizar para la piel del rostro?

  • Al igual que el cuero cabelludo, la piel del rostro también sufre por los efectos de agentes que alteran la producción de las grasas como el cebo, la contaminación y las células muertas que quedan en la piel. Por tanto, es muy recomendable que por la mañana y antes de dormir te tomes algunos minutos para limpiar tu piel con un gel o mousse limpiador facial, ya que no basta con utilizar el jabón de baño, debido a que la piel del rostro es diferente y siempre será más delicada, por lo que otros jabones sólo dañaran tu piel, con efectos en el largo plazo.
  • El estrés, dormir poco tiempo, las expresiones faciales y hasta la risa pueden generar arrugas alrededor de los ojos. Por tanto, un producto que es importante incluir en el cuidado del rostro es el contorno de ojos. Marcas como Clinique, Lancome y Clarins, cuentan con productos especiales para los cuidados del hombre.
  • Loción de afeitado y after-shave (después del afeitado). Son productos que existen en el mercado y que, si te funcionan bien y no te irritan el rostro, pueden ser de bastante ayuda. Algunos productos after-shave incluso traen agentes inhibidores de la barba, lo cual retrasa su aparición de manera progresiva. El after-shave ayuda a calmar la piel tras el afeitado y la suaviza un poco.

  • Cremas hidratantes faciales. Después de aplicar un after-shave, te recomiendo utilizar una crema hidratante que te servirá para retrasar los efectos de la edad en la piel del rostro. Igualmente, pasar esta crema por el cuello ayudará a suavizar las líneas de esa zona. La crema ideal es aquella que vaya acorde con tu tipo de piel (grasa, seca, mixta), aunque si tiendes a presentar una piel madura, incluso sin serlo, te recomiendo usar la crema nívea para hombres, ya que esta es una de las marcas de cremas con mayor concentración de componentes, lo cual ayuda a estimular el efecto anti-edad.
  • No te olvides de usar bloqueador de sol. A efectos prácticos puedes utilizar una crema hidratante con protección solar que te ayude a cuidar de los rayos ultravioleta (dependiendo de la actividad y de la exposición al sol).

Estas son recomendaciones generales útiles que ayudan a obtener resultados siempre y cuando seas constante y comprendas que cuidarte no te hace una persona diferente. Parte de sentirse bien está en cuidarnos y ayudar a conservar nuestro cuerpo en las mejores condiciones dentro de nuestras posibilidades.

¡Cuéntanos qué te parecieron estas recomendaciones!

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.