¿Qué tanto te miras al espejo?

Es una pregunta real, no se trata de medir tu vanidad sino de analizar cuánto tiempo le dedicas a tu imagen. Y no me refiero al look del día, sino a ese ejercicio de reconocerse frente al espejo, sin maquillaje, con la ropa que desees y aceptando quien eres.

Cada vez que una cliente o alumna de asesoramiento de imagen escucha esta pregunta, me encuentro con rostros asombrados. Primero porque piensan que les pregunto en función de saber si son vanidosas o no, y otras porque cuando escuchan el por qué de la pregunta, caen en cuenta que la mayoría de las veces utilizan el espejo como juez y no como amigo.

No es fácil pararse todos los días un par de minutos frente al espejo y encontrarse amable con uno mismo, ni tampoco es fácil anular las voces negativas que surgen de inmediato para acribillarnos con críticas sobre nuestra silueta, aspecto, cabello, maquillaje o elecciones al vestir. Este ejercicio por eso es muy útil cuando recién se inicia el autodescubrimiento de la imagen. Porque más allá de informarnos de las tendencias o los colores que nos convienen, no podemos tomar ninguna decisión del vestir si no estamos conscientes de quiénes somos, qué tenemos y cómo nos vemos (a nosotras mismas).

Ilustración: Abby Robertson (@Bold_vanilla)

Ilustración: Abby Robertson (@Bold_vanilla)

¿Por qué nos ayuda el ejercicio de mirarnos al espejo?

  • Nos hace más conscientes de lo que estamos mostrando (nos) cada día. Es como una actualización constante de nuestros cambios, evoluciones y novedades.
  • Te ayuda a lidiar de frente con tu lado crítico y no precisamente el más constructivo. Hay personas que realizan este ejercicio para herirse verbalmente, o analizarse de forma negativa. Pero por qué no aprovechar ese minuto frente a nosotras mismas para ponernos el reto de ser compasivas nuestra imagen.
  • Te ayuda a conocerte. El cuerpo está en cambio todo el tiempo, y así como estás dispuesta a ir por un cambio de look extremo a una peluquería que te costará al menos 3 horas, este ejercicio te demandará un par de minutos al día y el resultado es encontrar en ti algo nuevo cada día.
  • Generalmente cuando se hace un asesoramiento de imagen se le pregunta a una cliente por 5 cualidades positivas que ve de sí misma, y sólo 3 negativas que percibe de su imagen. Es sorprendente pero el ejercicio se vuelve complicado al notar que no tenemos nada bueno para decir de nosotras mismas, mientras que la lista de lo negativo parece no tener fin según nosotras mismas.

Después de hablarte amablemente, mirarte y actualizarte en cuanto a lo que ves en el reflejo de tu espejo, vas a ver cómo se te facilita cada vez más el tema de la elección de prendas, colores y accesorios. Es como que aprendes a escanearte sin prejuicio alguno. ¿Lo intentarías?

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *