¡Yoga para ti!

El Yoga, desde mi experiencia personal, es una excusa para recordar o reconocer por primera vez nuestra verdadera identidad…

Es cierto que en los tiempos que corren, nuestra imagen y hasta personalidad se encuentra viciada por tendencias, modos y costumbres que no siempre reflejan nuestro verdadero Ser.

El Yoga es una herramienta para llenarnos de un propósito y dejar que nuestra mente se una en LA VERDAD. Para despertar de una vez, nuestro poder interior! Y esto no se compra, ni se consigue en un lugar, nadie puedo prestárnoslo, ni contarnos… Solo lo conseguimos y hacernos REAL con nuestra experiencia, explorar, habitar y profundizar en nosotros mismos.

¿¿Están listos??

Hoy les traigo una secuencia de Yoga que es perfecta para aquellos que recién se inician. Pueden practicarla 15 minutos antes de ir a dormir, al final del día; te permitirá relajarte, soltar, y calmar la mente

1) Postura del niño: con tu cola en los talones, brazos relajados y frente en el mat; toma 10 respiraciones profundas en esta postura mientras relajas tu columna, tus hombros y tu cabeza.

2) Extiende tu pierna izquierda hacia adelante y deja ese pie en flexión. Activo.
Lleva tu pie derecho por fuera del muslo izquierdo con el pie apoyado en tu mat. Apoya tu mano derecha en el mat por detrás de ti a la altura de tu sacro. Por último: abraza tu rodilla derecha con tu brazo izquierdo o lleva tu codo izquierdo por fuera de la rodilla derecha como en la foto.

3) Postura mariposa: siéntate con la columna recta. Lleva la planta de los pies juntas con los pies hacia la pelvis. Puedes quedarte con la columna recta o inclinarte hacia adelante si lo deseas. Disfruta esta postura por lo menos 5 respiraciones. 

4) Desde la postura de la mariposa, recuéstate boca arriba con las manos en tu vientre. Al inhalar deja que el abdomen suba, y al exhalar relájalo soltando todo el peso de tu cuerpo. 

5) Abre tus brazos a los lados a la altura de tus hombros. Lleva tu rodilla izquierda hacia la derecha y usa tu mano derecha para profundizar la torsión de tu columna. Después de 5 respiraciones, cambia de lado.  

Para terminar, recuéstate en tu mat con las palmas abiertas hacia arriba. Con el cuerpo totalmente relajado, permanece en esta postura tanto como lo necesites y sintiendo los beneficios de tu práctica.


Desde mi inicios me repito esta idea… No soy perfecta, no existen posturas perfectas, pero si existe la perfección en cada uno de nosotros; que se consigue poco a poco, día a día con la energía que depositamos en cada minuto que nos regalamos, con cada respiración.
Sentirnos inmensos y poderosos no tiene que ver con conseguir una postura perfecta, sólo podemos ser inmensos cuando vamos hacia nuestro interior, cuando soltamos todo y reconocemos nuestro verdadero ser, cuando descubrimos lo divino en cada aspecto mundano, esa simpleza es el gran hallazgo!

H҉O҉Y҉ puede ser un gran día para desafiar tus propios prejuicios…

Share on Facebook5Share on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *