¡AUTOCONFIANZA, TRABAJA EN TU SEGURIDAD!

autoconfianza portada

En un mundo que cada vez nos exige más cosas, trabajar en tus niveles de autoconfianza representa un importante punto de largada. Tener baja estima y a su vez desconfiar de nuestras capacidades, no solo nos daña a nivel emocional sino que también nos priva de vivir nuevas experiencias. A la vez genera que los demás nos vean como personas dependientes, inseguras  y, por ende, poco confiables. Pareciera ser un círculo vicioso del que es difícil salir.

Lo que una mujer segura conoce

En primer lugar es importante comprender que la confianza opera a nivel interno. Trabajar verdaderamente en tu ser poco tiene que ver con una cuestión de imagen o  estética.

Es falso creer que para ser mujeres seguras de sí mismas necesitamos tener un empleo determinado o una cantidad de dinero en la cuenta o una edad o belleza determinada. Usando esa lógica entonces todas las personas ricas y bellas deberían ser seguras, confiables y felices. Para construir nuestra confianza y amor propio es importante trabajar desde nuestro ser.

Reconocer tu voz destructora

Cuando desde el coaching hablamos de las conversaciones privadas, nos referimos a aquellas conversaciones que mantenemos con nosotros mismos, y normalmente, son conversaciones limitantes, que solo desean mantenernos en la zona donde estamos, seguir caminando los mismos caminos y no “tomar riesgos” ante situaciones nuevas.

Para poder cambiar nuestra conversación interna, es necesario que primero puedas escucharla, identificarla, reconocer en qué momentos aparece y que es lo que dice. Hay que comenzar a ser observadoras de nosotras mismas. ¿Cómo hacerlo? Cuando notes en ti angustia, ansiedad, miedo, y aquellas emociones que minen tu autoconfianza,  toma conciencia de lo que te estás diciendo, amigate con esa voz, te va a acompañar toda tu vida. Puedes ponerle un nombre e identificar si lo que busca es decirte que no eres lo suficiente buena, decirte que nunca lo harás perfecto, decirte que otros dejarán de amarte, decirte que nadie te escuchara ni prestará  atención, etc . Son distintos tipos de voces saboteadoras, que solo buscan mantenerte a salvo en tu zona de confort.

tu voz autoconfianza

Construyendo tu imagen. Selecciona pensamientos

No se trata de cambiar absolutamente, verte objetivamente y construir una mujer perfecta, poderosa e infalible (buscar ideales extremos nunca ayuda), pero lo que hará una gran diferencia en tu vida es que puedas poner atención selectiva. Cuando no te tienes en muy buena consideración, toda aquella información sobre ti y tus acciones te llegan habiendo pasado por un filtro que haces que lo veas todo en clave pesimista. De este modo, estarás propensa a prestarle mucha atención a las cosas que te salen mal, mientras que tus méritos te pasarán desapercibidos. Ya que este sesgo va a estar ahí hagas lo que hagas, ¡sácale partido! Detectar aquellos pensamientos sobre tu persona que son injustos y reconocerlos como tales te ayudará a restarles importancia.

Deja de compararte siempre con las mismas personas

Debes dejar de compararte con otras personas. Si no puedes evitar compararte, es porque probablemente no las conoces lo suficiente. Hoy en día las redes sociales y los medios de comunicación hacen que sea muy fácil que personas concretas ofrezcan sólo su mejor lado y guarden bajo candado muchos otros aspectos suyos. Es fundamental que puedas marcar estándares propios, con el único fin de superarte a ti misma, corriendo el foco de los demás.

Ponte metas realistas y cúmplelas

Si quieres trabajar tu autoconfianza deberías enfocar tus acciones pensando en la repercusión que van a tener sobre tu autoestima. De algún modo, debes dejarle mensajes a tu yo del futuro para que sea este quien se lea a sí mismo con unos ojos más amables. Si pasas la vida postergando acciones, dejando todo para más adelante, esperando que alguien más soluciones tus temas, solo confirmarás que no eres suficiente.

Practica el arte de proponerse objetivos ambiciosos pero posibles

Por eso, deberías ver qué metas u objetivos no hacen más que dañar tu autoimagen por ser poco realistas. Pretender que podemos ocuparnos de todo y proponernos metas enormes sin pedir ayuda o aprendizaje de alguien más, solo lograran que te frustres, que confirmes tus inseguridades y te auto castigues.

Si quieres hacer avances en este sentido, enfócate en los objetivos que puedas abordar y lánzate a ellos, sin dejarlo para el día siguiente.

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.