Como incorporar nuevos hábitos y ser más felices

hábitos nuevos

Mejorar tu productividad en tus hábitos diarios es una de las bases para ganar calidad de vida, eso es un hecho. Sin embargo cada vez más personas me consultan preocupadas porque «no tienen tiempo«, porque no logran adquirir mejores hábitos de alimentación y ejercicio, o porque hace años desean aprender un idioma, comenzar un curso o dedicarle tiempo a un hobbie y viven postergando.

Mitos urbanos

El primer mito que quiero derribar hoy es esa creencia que nos dice que necesitamos invertir muchísimas horas a ciertas rutinas para que nos sirvan.  Vengo a decirte que los mayores cambios de vida y los que te traerán mayor satisfacción consisten en tomarte de a 10 o 15 minutos al día, TODOS LOS DÍAS (y con esto te cuento también que para la implementación de nuevas rutinas es mejor dedicar unos minutos todos los días de la semana, que reservar una hora, una vez a la semana.).

Es decir, por ejemplo, que si quieres comenzar a dibujar, es mucho mejor para fijar el hábito, que cada tarde, en el mismo horario dediques 10 minutos a esta actividad y que lo repitas todos los días sin descanso.

De esta manera romperás la inercia de no hacerlo e incorporarás dicha actividad a tu vida diaria. Tu cerebro comienza a entender que todos los días a la misma hora llegará el momento del dibujo y pasará a ser una necesidad básica.

hábitos tiempo

Encontrar la armonía

Difícilmente puedas sostener nuevos hábitos en el medio del caos, asique lo primero que necesitas es despejar la mente y organizar aquellos objetivos que quieres lograr en el corto plazo y aquellos que requerirán de más tiempo y constancia.

Luego, al definir cada objetivo necesitas planificar cuáles serán los pasos a seguir, y trazar un plan de acción para llevar a cabo. No necesitas ser experta planeadora sino simplemente tener una hoja de ruta para poder apoyarte en ella aquellos días que te sientas perdida y prefieras abandonarlo todo.

Muy importante entrenar la paciencia, saber que lograr nuevas rutinas lleva tiempo, así como un niño no comienza a caminar o a hablar de un día para el otro, los adultos necesitamos nuestro tiempo para ir incorporando tareas e ir mejorandolas.

Los pies en la tierra

Desear y ambicionar grandes logros es de las actividades que más te expandirán en alma y mente, pero es importante que analices si esos deseos pueden convertirse en metas posibles y alcanzables para vos. Porque si solo alimentas tu espíritu de sueños «imposibles» será inevitable que caigas en la frustración y que pierdas confianza en que algún día podrás alcanzarlos. 

Cuando implementamos nuevas rutinas puede ocurrir que algún día no las cumplamos, o no nos sintamos con energía para sostenerlas, pero lo más importante en estos casos es aprender a descansar estratégicamente. 

Si un día no tengo la suficiente energía para salir a correr tal como me lo había propuesto no iré, pero al día siguiente es fundamental que retome con mi rutina de entrenamiento, para no perder mi confianza y no caer en el auto boicot de decirme que nunca lo lograré, que tal vez esa meta no sea para mi, etc.

Identifica tus horas productivas

Esto es muy importante. Necesitas saber en qué horas del día eres más productiva. Utiliza esa franja para llevar a cabo tus tareas más importantes o desafiantes. Y deja las cosas más mecánicas y mundanas para tus horas de trabajo menos productivas. ¿Cómo sabes cuántas horas de trabajo útil tienes? La opción más sencilla es que sepas si eres una persona nocturna o matutina, o una combinación de ambas.

Los madrugadores son el tipo de personas que se levantan temprano. Sus horas productivas son por la mañana. Pero después de la comida, ya no tienen tanta energía para trabajar. Los trasnochadores son el tipo de personas cuyas horas efectivas de trabajo y vigilia son por la tarde. Trata de entender qué es mejor para ti, y haz lo más importante durante ese periodo.

Y por último, lo más desafiante y clave para lograr nuevos hábitos es evitar la Multitarea. Rompamos con esa creencia que, cuantas más tareas hacemos a la vez, más productivos somos.

En realidad nuestro cerebro no está preparado para la sobre estimulación al que lo sometemos, por lo tanto hacer varias cosas a la vez solo da como resultado que no estarás al 100 por ciento en ninguna de ellas.

¡¡¡A enfocarnos y lograr nuestros sueños!!!

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0