¿Cómo limpiar la mascarilla para evitar problemas en la piel?

mascarilla reutilizable

A día de hoy no se concibe salir de casa sin la mascarilla. A pesar de que es un accesorio indispensable, su uso esta causando que se desarrollen problemas en la piel y, en los casos que ya existían antes, se empeoren (como el acné, la rosácea, dermatitis atópica, etc.). Los expertos advierten que  en verano estos problemas son más notables debido al aumento de las temperaturas y de la humedad. Debes saber que aunque su uso es primordial, pero también debes cuidarla y limpiarla para proteger tu piel y salud.

Tipos de mascarillas

Con las mascarillas quirúrgicas lo tienes fácil. No las vuelvas a utilizar. Pero, ¿qué pasa con las mascarillas de tela? Las mascarillas de tela tienen que limpiarse y desinfectarse después de cada uso. Para esto tienes dos opciones, lavarla con detergente normal en la lavadora a una temperatura entre 60 y 90 grados o sumergirla en una dilución de agua tibia con lejía durante 30 minutos y después lavarla con agua y jabón y aclararla bien (no deben quedar restos de lejía). En ambos métodos de limpieza se aconseja el planchado posterior.

Es importante que evites volver a ponerte una mascarilla que está sucia ya que puede contener bacterias o microorganismos. Piensa que las propias bacterias que exhalas con la respiración son contaminantes (y una de las principales causas del acné peribucal).

Numerosos dermatólogos coinciden en que es mejor no juntar mascarillas y maquillaje. El maquillaje ensucia, retina microorganismos y ocluye aún más la piel, empeorando cualquier problema que puedas llegar a tener en la piel.

mascarilla tapaboca

¿Por qué hay que limpiarlas?

El problema más habitual del uso de la mascarilla es la irritación de la piel de la zona. Para evitar que la mascarilla irrite tu piel debes fijarte en el material con el que está fabricada. Los mejores materiales son los transpirables, como el algodón. Estos minimizan el sudor y la gasa en la piel, lo que hace que se produzcan menos irritaciones, además previenen los efectos nocivos en el sistema respiratorio ya que permite una respiración más natural.

También es importante que evites el uso de la mascarilla durante más de 3-4 horas, en la medida de lo posible. Estar más tiempo del indicado puede provoca irritación debido al roce de los tejidos o de las gomas y la oclusión de los poros (lo que hace que aparezcan los botes de granitos). El uso continuado de mascarilla facilita la maceración de la piel, haciéndola más sensible y reactiva.

Cualquier tipo de piel puede sufrir estos problemas ocasionados por las mascarillas, aunque las pieles sensibles y las mixtas con tendencia acnéica son las que más suelen sufrirlos. Este es el motivo por el cual los dermatólogos recomiendan que retires tu mascarilla cada dos horas (siempre en un lugar seguro y con distancia social).

mascarilla

A pesar de los posibles problemas que puede ocasionar este necesario accesorio, es importante que la utilices, y la utilices bien.

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.