¿Crées que las redes sociales son nuestras aliadas?

redes sociales portada

Desde que surgieron las redes sociales han estado creciendo exponencialmente cada año. Sin embargo, uno de los efectos que comienza a notarse con el uso masivo de redes sociales es que hay una tendencia a aislarnos cada vez más de espacios sociales para pasar más tiempo en internet.

Entonces…¿Cuánto tienen de sociales estas redes ? ¿Cuánta conexión humana real estamos experimentando en esta época?

Podemos decir que las redes sociales en sí no son perjudiciales, muy por el contrario. Gracias a la existencia de ellas es que muchas personas con intereses en común pueden encontrarse y conocerse virtualmente, vivan donde vivan. También resulta ser una herramienta aliada para determinados comercios, grupos de trabajo y equipos. Captar clientes, promocionar productos o servicios.

Internet ¿Aliado o enemigo?

El problema no esta en el elemento en si sino en el uso excesivo que hacemos de las mismas. Pese a que las redes ofrecen tantas posibilidades, su lado negativo lo perciben quienes pasan un número considerable de horas al día en ellas sin control, no tienen límites a la hora de compartir información personal o se vuelven adictas a consumir contenido. Como consecuencia emocional inmediata podemos observar que, ante el uso desmedido, aparecen síntomas como ansiedad, estrés, angustia e incluso depresión.

Esto se da principalmente porque al consumir mucho contenido aspiracional, es decir, ver material que suben influencers o personas que admiramos, engrandecemos e idealizamos, la percepción de la vida del otro y nuestra realidad se torna más aburrida, estática y poco interesante. Por ejemplo, vemos el viaje perfecto que nos comparten en historias de Instagram  mientras estamos viajando en transporte publico al trabajo o vemos cómo otros hacen ejercicio y muestran sus hábitos saludables mientras estamos acostadas en la cama en pijama.

Al ver este tipo de material en redes y observar nuestras situaciones de vida habituales no podemos evitar comparar. Aquí es donde aparece esa sensación de vacío, infelicidad y frustración.

No debemos olvidar que en Internet, incluso las imágenes casuales están cuidadas, elegidas e incluso con filtros o retoques digitales. Y solo muestran un pequeño instante de la vida del otro. La solución es construir tus propias reglas de Juego

rede sociales 1

El detox comienza en casa. Seremos nosotras quienes debemos determinar qué uso queremos darle y durante cuánto tiempo. 

-Si tu teléfono tiene la opción de mostrarte cuántas horas pasaste conectada, chequealo solo para tener una idea inicial de cuántas horas al día pasas allí.

-Lo siguiente será determinar cuánto de ese tiempo lo utilizas para tareas «inevitables» cómo comunicarte con determinadas personas, actividad laboral, etc. y cuanto tiempo malgastas navegando sin rumbo.

-Elimina todas aquellas aplicaciones que no utilizas e incluso alguna red social que tal vez ya no frecuentas. 

-Los expertos recomiendan que no llevemos el teléfono a la cama y que no lo dejemos cargando en la mesa de luz para evitar tenerlo cerca en el momento del descanso.

-Y por último, que sepas que todas aquellas conductas que quieras mejorar en relación al uso de tu teléfono debes hacerlo poco a poco; poniendo consciencia a cada cambio por mas pequeño que parezca y confiando que serás capaz de sostener el nuevo hábito con el paso de los días.

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.