Elvie: Una alternativa moderna en la lactancia materna.

¿Quién diría que utilizaría este espacio para hablar de temas de maternidad? Hasta a mí me ha tomado por sorpresa. Lo cierto es que desde que soy mamá he podido empatizar con muchos temas que quizás no nos permitimos hablar abiertamente con otras mujeres, porque creemos que es «normal» callarlos, y uno de esos es el bendito tema de la lactancia.

Este post lejos de querer crear un debate (de verdad respeto muchas posturas sobre cómo cada mujer decide llevar la lactancia), lo único que busca es darle voz a situaciones cotidianas que son incómodas, pero que pasan en el día a día de la lactancia materna.

Desde la primera semana que nació mi bebé supe lo que era la extracción de leche materna. Estuve cerquita de tener un episodio de mastitis con la subida de la leche y entre algunos otros errores en mis compras pre-maternas, estuvo la de un sacaleches manual que me sacó lágrimas durante casi dos semanas. Así que ese fue uno de mis tantos traspiés con este tema. No saber que en mi caso sí o sí era necesario un sacaleches eléctrico. Y sé que muchas prefieren la extracción manual, pero bueno acá yo les cuento mi experiencia y qué hice luego.

Al casi primer mes de mi bebé ya decidí comprarme un sacaleches eléctrico y wow!! qué diferencia. Chao dolor, mucho mejor ritmo de extracción, pero de nuevo con el paso de las semanas empezaron otras complicaciones (menos graves pero tediosas), como era el retomar mi actividad laboral (desde casa) y el estar pendiente todo el día de tener cerca un enchufe, biberones limpios para almacenar leche, así como también el bendito recordatorio de hacer la extracción en momentos de soledad, sin videollamadas de por medio, gracias al ruido del aparatito extractor y porque obvio, había que tener manos libres para sostenerlo.

Otro cambio en mi ruta de lactancia…

Empiezo a ver a manera de publicidad la llegada de un sacaleches inalámbrico y me pregunto si eso era posible. Pues sí, la marca Elvie propone un diseño de extractor sin cables, que se puede ajustar bajo el brassiere y que además es súper silencioso. ¿Funciona? Les cuento algunos de sus beneficios, y también un par de cositas que tendría en cuenta si tuviera que mejorar el producto.

Mi experiencia con Elvie

Llevo casi tres semanas utilizándolo, y debo decir que al principio desde su empaque y todas las partes que lo componían, me generó algo de temor pensando que era más complicado de usar que uno tradicional. Me equivoqué, bastó con ensamblar sus piezas y la forma de funcionamiento es bastante intuitivo. Claro, primero hubo que ponerlo a cargar por un par de horas (tiene cable USB así que conectándolo a tu laptop está más que bien, ideal para mamás emprendedoras como yo que pasamos pegadas a la compu jeje). Y estas fueron mis impresiones luego de varios días de uso:

  • Como mencioné antes, el uso realmente es sencillo y muy intuitivo para alguien que incluso no se lleva mucho con la tecnología. Los botones te permiten regular la velocidad/intensidad de extracción, así como también poner pausa durante la extracción en caso de que lo desees. Por ejemplo, para cambiar de lado.
  • Al mismo tiempo para quienes aman la tecnología, el sacaleches puede sincronizarse con su propia app, la cual te permite manejar los controles, velocidad e indica incluso cuánto has extraído.
  • Es real que no emite sonido, o mejor dicho que el que emite apenas y se escucha. Me pasó un día de tener que estar en videollamadas toda la tarde y juro que quien estaba del otro lado ni se percató de la situación de extracción. Y sé que para muchas esto quizás no es gran cosa, pero bueno, soy un poco pudorosa con ello así que eso me encantó.
  • Que traiga su propio contenedor para la extracción. Usualmente los extractores te vienen con biberones o debes usar tus biberones para ir almacenando lo que se extrae, y lo tedioso de eso (en mi caso), es que luego si no vas a darle directamente la leche al bebé apenas la extraigas, empiezas a acumular biberones solo de extracción a lo largo del día, lo cual es molesto porque luego cuando los necesitas para alimentar a tu bebé…pues están todos sucios.
  • Tiene un diseño compacto. No diría que es totalmente imperceptible, pero de que entra en el brassiere, es cierto y puedes llevarlo bajo tu ropa mientras estás haciendo otras cosas… eso es genial porque no es que tengas que detenerte X tiempo a extraer.

Como también dije antes, si me gustaría anticipar un par de detalles que considero no son muy funcionales y creo que quizás se podrían mejorar con el diseño. ¡Ojo! esto es 100% opinión personal y claro que te puede anticipar de algunas inquietudes antes de su compra.

  • El diseño de la boquilla por donde debe salir la leche extraída, no permite que salga al 100% el líquido recolectado. Esto tristemente te puede hacer perder hasta media onza, lo cual para quienes somos mamás sabemos que cada gota cuenta.
  • Quizás el aparato en sí es un poco pesado. Aunque pequeño y adaptable al brassiera, si es cierto que pesa un poquito más de lo esperado.
  • Y por último, nada grave pero si importante, las medidas que muestra la botella de recolección no son tan certeras. Esto lo compruebas cuando pasas la leche a otros biberones y notas que hay un poco menos de lo que te decía haber extraído.

De todas maneras debo decir que es mucho más cómodo llevar un Elvie como opción para la extracción. Vivir sin la atadura de un cable o buscando un enchufe todo el tiempo es un alivio, así que de recomendarlo, lo haría sin chistar.

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.