¿MUJERES PROFESIONALES, EXITOSAS Y FELICES?

mujeres profesionales

Mi hija de 5 años me preguntó anoche por qué en las tapas de revistas siempre aparecen mujeres sonriendo, son todas muy felices mami? 

Esta inocente pregunta me disparó un sinfín de historias propias sobre cómo crecí, como fui educada, qué imágenes, creencias y mandatos influyeron en mi crianza y en qué tipo de mujer me he convertido hoy.

LAS SUPER MUJERES DE LOS 90

Muchas de quienes hoy somos mujeres adultas, crecimos con la idea de que debemos aspirar a ser super mujeres. Esas mujeres bellas, delgadas, sonrientes, de carácter fuerte en lo profesional, pero amorosas y divertidas con sus seres queridos, que trabajan 10 horas al día caminando con unos super tacos altos y luego llegan a tiempo para los actos escolares y preparar la cena. Mujeres que crecen profesionalmente y sostienen una vida familiar y personal maravillosa.

Considero que son modelos muy altos y complejos de alcanzar todos a la vez. 

Sin embargo, durante muchos años creímos que era posible aspirar a una imagen de mujer perfecta y completa que no falla en ningún área de su vida. Una mujer que sonríe en las tapas de revistas y confiesa sus secretos para una vida plena.

Haciendo un diagnóstico rápido podría decir que sosteniendo en el tiempo esta idea de Super mujer, a largo plazo surgirán indefectiblemente un alto grado de infelicidad y frustración, estrés, trastornos de alimentación, desconexión familiar y afectiva, depresión, obsesiones, e incluso adicciones, y todo tipo de dificultades clínicas.

EL SÍNDROME DE LA SUPERHEROÍNA

Parece imposible pero un gran porcentaje de las mujeres adultas de esta época lo padecen, ¿de qué se trata? Ni más ni menos que de una creencia fuertemente construida que nos dice que debemos salvar al mundo. 

La manera más simple de darte cuenta si padeces (en mayor o menor medida) de este síndrome es evaluando si le estas diciendo que SI compulsivamente, a todo lo que las personas en tu entorno y en la sociedad te piden. 

Cuando decimos a todo que si surge una sensación positiva porque evitamos decepcionar al otro. Pero por otro lado es necesario entender que entrar en este juego de evitar la decepción y aceptar todo lo que surge nos coloca en una emoción de culpa cuando no podemos cumplir con todo aquello a lo que nos hemos comprometido.

Y fundamentalmente, diciendo a todo que sí, nos olvidamos de nuestra condición de ser humano mortal y reforzamos esa idea de que podemos cumplir con todo lo que se nos pide de manera inmediata y perfecta.

¿QUÉ HACER PARA ALCANZAR LA VERDADERA FELICIDAD?

Invertir en Autoconocimiento. Como primer paso. Revisar, con ayuda profesional, quién eres realmente, qué significa la realización en tu vida, cómo te gustaría alcanzar la plenitud, la felicidad y el éxito en tu vida. Qué objetivos de vida tienes?, cuales son tus fortalezas, todo aquello que te convierte en una pieza única en el mundo y qué te otorga verdadero valor.

Una mujer que se conoce, aprende a escucharse, a aceptarse, gana en autoestima y autoconfianza; reconoce aquellos lugares que la hacen ser infeliz y desde ahí toma mejores decisiones para su vida y la de sus seres queridos y transmite genuinamente todo aquello que tenga para compartir al mundo en el que vive!

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.