¿Por qué me cuesta tanto sumar nuevos hábitos?

nuevos hábitos

Estamos terminando Enero y tal vez te pasó que ya abandonaste  algún objetivo que te planteaste para este 2022, o incluso ni siquiera te hayas hecho el tiempo para comenzar. Frecuentemente nos decimos a nosotros mismos que no podemos sostener hábitos nuevos o implementar nuevas rutinas porque no somos constantes, porque no tenemos fuerza de voluntad o porque nos falta motivación.

Tengo una noticia para darte y es que la constancia no es un don mágico que  traen unos pocos seres humanos al nacer. La constancia es una habilidad que se entrena y que puedes adquirir con el paso del tiempo. Los deportistas de élite y aquellas personas que han logrado grandes metas en su vida, aprendieron a ser constantes y disciplinados para poder lograr objetivos extraordinarios.

Hábitos

¿Qué camino te gustaría tomar?

En una conversación, cuando dices a alguien que te cuesta ser constante la pregunta que te pueden hacer es: «¿y por qué te cuesta?». 

Lógicamente, empiezas con tus razones y argumentos. «Es que es muy difícil, «es que no me gusta, «es que no tengo tiempo», «es que no lo tengo claro», «es que ya llevo así mucho tiempo», etc.  El problema está justamente ahí, en tus excusas y argumentos. Puedes optar por dos caminos. El camino de tener razón: Donde tomarás todas aquellas excusas para determinar que la inconstancia ya es un rasgo de tu personalidad y que tienes razón en que nunca lograrás aquello que deseas.

O puedes optar por el camino de los nuevos aprendizajes: el cual se trata de observar todos aquellas situaciones que te impiden sostener en el tiempo tus nuevos hábitos y trabajar, poco a poco para poder revertirlas y poder aplicar la constancia en tu vida. Tomar este camino te llevará a trabajar en la profundidad de tu ser. Por ejemplo: » No tengo tiempo para hacer deporte»

Puedes usar esta excusa para no generar un hábito saludable o, por el contrario puedes buscar la solución a esa falta de tiempo. Podría ser, agendando, en principio, 10 minutos diarios a primera hora de la mañana para comenzar con una caminata, y sostener esa caminata de diez minutos durante una semana.

Luego si pudiste superar esa pequeña primera prueba, puedes incrementar en 5 minutos de caminata para la semana siguiente, y así cada semana sumar unos minutos más o incluso acelerar la marcha y trotar.

nuevos hábitos

¿Cuál es tu ideal?

Otro punto fundamental para poder sostener nuevos hábitos y no frustrarnos antes de tiempo es establecer metas claras y posibles.

Es decir, si quiero comenzar un nuevo hábito de lectura, empezare por un libro de lectura simple, pequeño y me agendaré unos minutos al día para leer unas 5 o 10 páginas. Al cabo de unas semanas, iré sumando tiempo de lectura o eligiendo libros más complejos de leer.

Pero un error común es que pretendemos ser expertos desde el primer día en el que comenzamos una nueva actividad, y nos frustramos y abandonamos en el primer error que cometemos.

Esperando la motivación

Por último quiero desmitificar la idea de que necesitamos que la motivación nos golpee la puerta. La realidad es que a medida que nos vamos poniendo en movimiento y observando los primeros avances, es donde nos descubriremos motivados para mejorar y sostener en el tiempo las nuevas actividades.

La motivación es la consecuencia de ponernos en acción.

Para estos once meses que quedan del año quiero proponerte que te animes a ir en busca de tus sueños, que te pongas en movimiento y que pierdas el miedo al error, nadie nació siendo experto y cometer errores y fallar, ¡es parte del aprendizaje y del proceso!

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.