¿Sabes cómo identificar a una persona «tóxica»?

persona tóxica

En estos últimos años comenzamos a utilizar el adjetivo «tóxica/o» para describir a algunas personas, relaciones, diálogos y contextos de nuestras vidas que consideramos oscuros y dañinos. Te dijeron alguna vez? : » Alejate de todas aquellas personas tóxicas» » No te comportes de manera tóxica» etc. 

Más allá de que forme parte de nuestro vocabulario cotidiano es importante entender que rodearnos de este tipo de personas o adquirir estas conductas nocivas pueden perjudicarnos gravemente en el plano emocional y provocarnos daños severos en nuestra psiquis.

Cómo identificar a una persona tóxica

¿De qué hablamos cuando hablamos de un ser tóxico?¿Como me doy cuenta si mis relaciones y mis conductas entran en esta categoría ?

Las personas/relaciones tóxicas tienen muchas características en común, entre ellas las más observables son: egocentrismo, visión pesimista continua, falta de empatía y manipulación.

Ego desmedido: imposibilidad de ver más allá de mi ombligo, todo lo que ocurre a mi alrededor tiene que beneficiarme, todas las conversaciones girarán en torno a mi, a mis logros o mis problemas. Se desdibuja la fina línea entre amor propio y autoestima olvidando al resto del mundo.

Visión pesimista: Aquí nos topamos con una incapacidad para reinterpretar la realidad tal como es. La excesiva visión pesimista surge poco a poco, se va adquiriendo a lo largo de los años, ya sea por imitación del entorno familiar o social o como consecuencia de situaciones complejas que nos ocurrieron. Se trata de esperar siempre lo peor de la vida y mezcla negatividad, miedo y una creencia de que no merecemos experimentar felicidad y bienestar.

Falta de empatía: tiene mucho que ver con el egocentrismo, y es la imposibilidad de tener en cuenta al otro. Generalmente son personas que se autodenominan como «sin filtro» y desde ese lugar no reparan en los sentimientos del otro.

Manipulación: es la característica clave de la toxicidad. La necesidad de manipular mis relaciones desde el miedo, la lastima, el apego y la necesidad. No se puede construir una relación genuina  y saludable desde aquí ya que los intereses del manipulador/a estarán siempre por encima del otro.

Todas estas características tienen una raíz en común, que es la inseguridad y falta de autoconfianza.

Si estas dentro de alguno de estos rasgos o si tus relaciones están salpicadas o hundidas en la toxicidad, tomar conciencia es un comienzo para comenzar a salir de ese lugar.

Siempre es recomendable la ayuda profesional y, como primer paso, poder verbalizar y pedir ayuda al entorno.

Tomar distancia es siempre una buena herramienta para poder tomar perspectiva y analizar que es todo aquello que necesitamos y queremos cambiar para comenzar así, ¡a sanear nuestros vínculos y nuestra vida!

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.