Síndrome del impostor: ¿Que es?

síndrome del impostor

Tenes una carrera profesional exitosa, sos muy valorada en el trabajo, tuviste logros académicos, tienes relaciones y vínculos plenos y, a pesar de todo, sigues pensando que todo se debe a “un golpe de suerte», que puede desaparecer en cualquier momento. Este trastorno es más común de lo que parece: se llama «síndrome del impostor” ( o de la impostora) y 7 de cada 10 personas lo han sufrido alguna vez en su vida.

Millones de personas alrededor del mundo (que son consideradas exitosas) , sufren en secreto por no sentirse capaces y a la altura de las circunstancias, temen no ser competentes y fantasean que en cualquier momento “las desenmascaren” y el mundo, que tanto los valora, note que no son tan buenas como aparentan. Se sienten como IMPOSTORAS.

Este Síndrome del impostor se da en  dos niveles:

  • Uno que suele desaparecer con el tiempo y la experiencia. Y aparece cuando te sientes insegura ante un nuevo proyecto o un cambio drástico en el trabajo, el estudio o la familia.
  • Y el Síndrome del impostor sostenido en el tiempo, que aparece en todos los ámbitos de tu vida el cual puede volverse un problema e ir empeorando con el paso del tiempo.

Este síndrome puede darse por múltiples factores:

  • Dinámicas familiares durante la infancia. Cuando desde pequeñas somos criadas para alcanzar los más altos estándares y se respira un clima de exigencia continua, donde nunca es suficiente.
  • Estereotipos sociales. Que no es más que la presión externa por alcanzar ciertos ideales sociales como por ejemplo: la madre amorosa y presente que también es profesional y luce perfecta. O la mujer inteligente, que también es fuerte , extrovertida y no pide ayuda, etc
  • Percepción de éxito, fracaso y competencia. La autoexigencia y la necesidad de pasar todo por el tamiz del éxito o fracaso. El miedo al error y la necesidad de reconocimiento externo constante.

SOY UNA IMPOSTORA

Si te ves reflejada en una o mas de estas situaciones descriptas, lo mejor que puedes hacer, es comenzar a dar las gracias la próxima vez te elogien. «Sin dar excusas, sin justificarte. Simplemente dar las gracias”.

Lo más normal es que con el tiempo desaparezca tu sensación, pero, de no ser así, sería bueno que «investigues más sobre el tema, reconozcas las normas y los paradigmas que te exiges a vos misma y cambies los guiones internos cada vez que te enfrentes a una situación de estrés”

Puedes acudir a un profesional para tratar este tema y paso a paso ir superándolo, si quieres que trabajemos juntas, ¡aquí estoy!

¡Súmate a la comunidad de HDMY! Podrás recibir contenido exclusivo y novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.